búsqueda

  • Real licencia y facultad concedida por el Rey Carlos III al teniente general Conde de Lalaing para establecer una almadraba en las costas de la provincia de Tortosa, en Cataluña… Facultad de S.M. al Conde de Lalaing para calar una almadraba en las costas de la provincia de Tortosa, entendiéndose desde el fuerte del Coll de Balaguer, hasta incluir el paraje llamado Hospitalet.

PVP: 9.000€
Fecha: 1789-1790
Nº de páginas: Vol. I: 6 hojas
Vol. II: 8 hojas
Tamaño: 315 x 215 mm.
Encuadernación: Plena piel con ruedas de motivos vegetales y de carácter neoclásico.
Soporte: Vitela

Almadrabas en el mediterráneo.

Se trata de dos volúmenes manuscritos sobre fina vitela e iluminados con miniaturas en la portada y letras capitulares historiadas, que contienen la real licencia y confirmación de la misma expedida por Carlos III al Conde de Lalaing para el establecimiento de almadrabas en la costa de Tortosa y Hospitalet.

La pesca mediante este sistema en la costa mediterránea fue otorgada por privilegio real al Duque de Medina Sidonia desde el siglo XII hasta finales del siglos XVIII, en que Carlos III abrió la mano a otros nobles de su corte.

El primero de los manuscritos fechados en 1789 es el privilegio concedido para el término de las costas de Tortosa y se haya rubricado por la firma real del monarca y decorado con una espléndida portada alegórica a la monarquía.

El segundo privilegio, fechado en 1790 es una confirmación del anterior y una ampliación de los términos de pesca que se extienden hasta Hospitalet.

También se haya rubricado por el Rey y advierte el monarca la necesidad de estas actividades para el fomento de las pesquerías en España y para evitar la salida del dinero que se emplea en la compra de pescado extranjero, aumentar el consumo de la sal y perfeccionar las manufacturas de la salazón y ocupar gente de mar en la navegación y comercio.

Se trata por tanto de dos documentos de gran importancia histórica para las pesquerías de atún y otras especies del mediterráneo.