búsqueda

  • Salterio de El Paular (Diurnale secundum ordinem cartusiensium
    El códice musical del Monasterio de El Paular (Madrid)

PVP: 75.000€
Año: Circa 1460
Nº de páginas: 2 H. + 237 Folios + 2 H.
Tamaño: 232 x 155 mm.
Encuadernación: Piel sobre tabla de madera de época, con huella de anclajes de bollones y cierres

Manuscrito sobre vitela a cuatro tintas compuesto de 27 fascículos en escritura gótica libraria “textura”, propia de los libros litúrgicos. Se trata del códice conocido como “El salterio de El Paular” o propiamente “Diurnale secundum ordinem cartusiensium”.

El contenido de este manuscrito parte de un salterio bíblico, adaptado para uso litúrgico mediante la adición de rúbricas y antífonas, más otras secciones adicionales que lo convierten prácticamente en un colectario o libro de celebrante del oficio. Su tamaño lo hace indicado para el uso en las manos o sobre un pequeño atril destinado a un prior, director de coro, celebrante o hebdomadarius de la comunidad monástica de el Monasterio de El Paular en Madrid.

El libro está compuesto por el Calendario, el Salterio Ferial, Variae, Himnario, Rúbricas para la celebración del oficio, Temporale, Sanctorale (propio y común), Oficio de la Virgen María, Oficios varios de carácter monástico, Bendiciones, Oficio de difuntos, Colofón y Oración.

El Real Monasterio de Santa María de El Paular, es un monasterio situado en el municipio español de Rascafría, en la vertiente madrileña de la sierra de Guadarrama. Fue, desde su fundación en 1390 y hasta su desamortización en 1835, un monasterio cartujo. Tras diversos avatares, en 1954 empieza a operar como una abadía benedictina.

El contenido litúrgico del manuscrito es claramente monástico y fue realizado al uso habitual en la Cartuja. Otros elementos intrínsecos del mismo como el calendario, algunos formularios internos la versión del Credo de Nicea y las celebraciones y aniversarios de santos cartujos nos confirman la procedencia de dicha orden. Entre los aniversarios que constan en este códice, figura el del Rey de Castilla Juan I (1358 – 1390), quien fundó el Monasterio en 1390.

Posteriormente encontramos otras referencias a Enrique II (1334 – 1379), padre de Juan I y primer Rey de la dinastía de los Trastamara y a Enrique III (1379 – 1406) hijo y sucesos de Juan I, todos ellos reyes estrechamente vinculados con el Monasterio de El Paular.

Asimismo el álbum contiene otra muestra de la arquitectura renacentista palaciega y rural de Cantabria desde los siglos XVI al XIX, donde renuevo nos encontramos con un repertorio de construcciones nobiliarias, religiosas y rurales junto con sus elementos decorativos (ventanales, puertas, veletas, llamadores, mobiliario interno, chimeneas, etc…)

Es evidente que Recabado se sirvió de este repertorio como punto de partida para el desarrollo de su estilo arquitectónico montañés. El álbum cierra con el proyecto que realizó para el Pabellón Montañés en la Exposición de Sevilla de 1929. En la contrataba de este álbum encontramos cierta correspondencia dirigida a este arquitecto cántabro.

El álbum está encuadernado en pergamino con la tapa superior decorada con dibujos caligráficos y un bello collage heráldico sobre papel pegado en la misma. Además, la tapa presenta un sello de lacre con las iniciales del arquitecto con su correspondiente cordón de seda.