búsqueda

  • Santa Cecilia
    Magnífico óleo sobre cobre de Santa Cecilia, patrona de la música y de los ciegos.)

PVP: 12.000€
Autor: Herp, Willen van
Fecha: Circa 1660
Tamaño: 510 x 380 mm.
Técnica: Óleo sobre cobre

Willen van Herp (Amberes, h. 1614-1677), fue un pintor flamenco que se formó artísticamente en torno a los años 1625-1629, de mano de los pintores Damiaan Wortelmans y Hans Biermans. Se supone que viajó fuera de su país, al que volvería antes de 1637-1638, años en los que aparece matriculado en el Gremio de San Lucas de Amberes como maestro. Su producción artística se basa en composiciones religiosas, a menudo de pequeño y medio formato. A partir de 1651 comenzó a trabajar para el mercader de arte Matthijs Musson, momento en que su producción artística fue conocida a través de numerosas obras inspiradas en Rubens y Van Dyck.

Utilizó también modelos rafaelescos que conoció a través de grabados, como ocurre en Jesucristo entregando las llaves a san Pedro (Prado). También su obrar tuvo relación con la producida por David Teniers II y de David Ryckaert III.

No se conoce un estilo propio de este artista debido a lo inmenso de su producción a la sombra de otros grandes artistas; sin embargo, se puede reconocer una tendencia personal en la suavidad de los contornos de los elementos representados, así como en la expresividad de sus figuras, visible en la intensidad dramática de los personajes de su San Antonio de Padua repartiendo pan (National Gallery, Londres), que no abandonan cierta esencia manierista.

El mercado español fue uno de sus mejores clientes, debido a la actividad comercial de la firma Mussons, lo que explica la cantidad de obras suyas conservadas en España. Los cuadros que de su mano posee el Museo del Prado proceden de la colección real, donde formaban series junto a pinturas de otros autores como Pieter van Lint. Las creaciones de Van Herp fueron continuadas por sus dos hijos, también pintores, pero sin la calidad ni el éxito comercial del padre.

La presente obra es un magnífico óleo sobre cobre de Santa Cecilia, patrona de la música y de los ciegos. Este soberbio óleo es un gran exponente del virtuosismo de Willen van Herp a través de la delicadeza de las figuras, la acertada composición, el vistoso cromatismo y el tratamiento de los ropajes y figuras humanas.